domingo, 5 de mayo de 2013

Pérez de ayala: un cronista anglófilo

El asturiano Ramón Pérez de Ayala fue uno de los intelectuales que con más dedicación se implicaron en el análisis de la 1ª Guerra Mundial y en defensa del bando aliado. 
En el estudio de la amplia producción literaria de este autor, uno de los capítulos más olvidados es  precisamente el  referido a su tarea periodística como cronista en la Gran Guerra. Recogido en la edición de las Obras Selectas de 1957 pero no en sus Obras Completas, el ensayo  Hermann, encadenado (1917) recopila  en 225 páginas la visita al frente alpino italiano en plena guerra. Con el subtítulo de “Notas de un viaje a los frentes del Isonzo, la Carnia uy el Trentino”, el autor nos ofrece reunidas las crónicas publicadas en el diario bonaerense “La prensa” entre septiembre y noviembre de 1916.
Al estallar el conflicto, publica numerosos  artículos en la prensa española y argentina al servicio de la causa aliada. Firmará además adhesiones y manifiestos varios e incluso el manifiesto de la Liga Antigermanófila publicado en El Liberal en enero de 1917. Con el mismo objetivo editará desde su efímera editorial, la Biblioteca Corona, algunos libros germanófobos como Pangermanismo, de Roland G. Usher y el señor de las batallas (donde se recopilan sentencias del Kaiser).
Hermann encadenado está escrita “en memoria de las víctimas innominadas e innumerables que en las sedientas rocas del Carso y en las cresas esquivas de Carnia y Trentino derramaron la fértil sangre y dieron la vida generosa por la redención de las fraternas tierras y por la libertad civil del mundo”.
En la correspondencia personal de Pérez de Ayala editadas y comentadas por A. Amorós[*] se encuentran minuciosas descripciones de su vida en este periodo: (…) “Durante esta temporada de ausencia de España he andado más ajetreado que nunca, levantándome la mayor parte de los días a las 6 de la mañana y yendo de un sitio a otro en automóvil, en mulo o a pie. Ha habido días que hice más de 400 quilómetros en automóvil y muchos otros me cargué mis buenos 15 y 20 quilómetros a pie. Físicamente estos excesos me sentaban muy bien.Volvía por las noches rendido como puedes imaginar” (…) Como curiosidad, cuenta comno unos soldados italianos  le muestran una lista de consejos para la vida en las trincheras  que Ayala traduce al español y comenta en una de sus crónicas.
El patriotismo europeísta del refinado Pérez de Ayala, no desdeña el estruendo de los cañones ni la desoladora descripción de los campos de batalla, pero los adorna con amplias referencias al arte y la cultura italianas
El profesor de la Universidad de Oviedo Agustín Coletes Blanco establece en su artículo “El sentimiento anglófilo de Pérez de Ayala en Herman, encadenado” un rastreo exhaustivo de su anglofilia militante y rastrea dicha idiosincrasia en la fascinación británica que pone de manifiesto en sus crónicas de guerra. De él procede la síntesis mas reveladora de Hermann, encadenado: “Ayala une, pues, Italia –el país de la belleza- con Inglaterra –el país de la libertad- en comunidad de sentimientos liberales y aliadófilos, sentimientos que, andando el tiempo, desaparecida ya la coyuntura aliadófila pero no el liberalismo básico, habría de poner al servicio de otra causa: la de la II República española”.




[*] “50 años de cartas íntimas (1904-1956) a su amigo Miguel Rodríguez Acosta. Madrid, Caja de Ahorros de Asturias, ed. Castalia, 1980



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada